Teléfons:  973.62.13.89 i  973.62.32.30

Certascan.com

INTRODUCCIÓ HISTÒRICA

La región de Certascan debido a sus alturas modestas, y la falta de grandes paredes clásicas de escalada ha sido un gran desconocido hasta nuestros días.
Los primeros pasos de escalada en la zona fueron en la cresta que rodea todo el circo, y desconocemos quién pudo ser el primero que la realizó, si bien el recorrido total cerrando todo el circo fue seguido integralmente por Jan y Joseba Gamarra en el 1983. Aunque es un recorrido de cresta muy sencillo, la calidad del granito el paisaje y el ambiente nos harán disfrutar en una jornada muy relajada.
Después de la inauguración del refugio de Certascan, hacia el año 1980 se realiza un itinerario rocoso, la vía Rocío por los dos guardas que en ese momento estaban en el refugio, Jaume Nogueroles y Xavier Fanné, si bien nadie ha sabido encontrar hasta el momento este itinerario.
Fue el año 1983 cuando Jan y Joseba Gamarra se hacen cargo del refugio de Certascan que las paredes recibieron sus visitas continuadas. Ellos dos en muchas ocasiones en solo integral, o acompañados de algún amigo, superaban las líneas de pared más lógicas y evidentes que subían sobre todo a las paredes de Minas Tirith y la Tumbona, además de la ascensión en alguna ocasión al Pico de Certascan y todas las crestas desde el Montcaubo y Flamisella hasta la Pica d'Estats.
En esos años, la mentalidad alpina que impulsaba a los guardas de Certascan a recorrer cientos de kilómetros para realizar largas escaladas en los Alpes, como el Dru, el Frêney, etc., les hacía perder la perspectiva de que hubiera muchos "locos" que se pudieran mover hasta Certascan para realizar unas paredes de corto recorrido. En esta época estaba más de moda ir a murallas de mayor desnivel como Terradets, Ordesa, etc., que realizar pequeños itinerarios. Es por eso que los itinerarios nunca los reseñaron ni equiparon, simplemente cuando tenían un rato libre en el refugio se subían por las paredes que eran su "rocódromo" particular.
Así llegamos al 2001, cuando los guardas equipan alguno de los recorridos que realizaban más habitualmente, y posteriormente el 2004 Luis Alfonso, se acerca hasta la zona para reseñar los recorridos y también equipar algunas líneas.
La calidad de la roca, el ambiente excepcional y las posibilidades de nuevas aperturas, dejan un campo abierto para que con ésta publicación, la zona atraiga a otros escaladores y se exploten sus muchas líneas aún vírgenes.